Author: Menagar

Queridas familias,

Ante la situación tan excepcional a la que nos enfrentamos, por culpa del COVID-19, se ha puesto en crisis no solo a todo el sector educativo, sino que también afecta a nuestras educadoras (y sus familias), así como el resto de proveedores que también dependen del servicio que como escuela ofrecemos.

Se trata de una situación absolutamente involuntaria por nuestra parte. Nada nos gustaría más que seguir prestando nuestro servicio con normalidad, dedicándonos a los que más nos gusta: nuestros niños.

Como sabéis la situación de alerta se ha visto prolongada 15 días más. Por ello seguimos trabajando por cuidar los intereses de las familias de la escuela y de nuestros niños.

Hay días que se hacen un poquito más difíciles que otros, en estos días especialmente, recordamos la alegría y sonrisas de nuestros chiquitines.

Todo el equipo echa de menos la rutina, esa bendita rutina que siempre ha estado ahí y de golpe ha desaparecido. Echamos de menos cantar la canción de “Buenos Días”, repasar y conocer palabras nuevas con nuestra “teacher”, dejar volar la imaginación en nuestras actividades de expresión plástica o disfrutar con las canciones.

Otra de las cosas que extrañamos es nuestro parque, ese en el que el sol nos saluda todos los días y nos permite experimentar con la arena, compartir juegos de toda vida, ect. Siempre bajo la atenta mirada de cuidado y cariño de las “profes”.

Echamos de menos todo lo que nos comentáis por las mañanas sobre cómo han descansado vuestros hijos, o ver la ilusión en vuestras miradas, cuando os decimos que uno de nuestros chiquitines ha comenzado a gatear o a ponerse de pie.

Todas estas cosas que ahora recordamos con tanta emoción son las que nos dan fuerzas para seguir día a día ayudándoos en todo lo que podemos, aunque sea en la distancia.

Seguiremos enviando videos y cartas en las que os daremos ideas de juegos, canciones, etc. todo lo que os ayude a sobrellevar esta situación de la manera más alegre.

No sabéis la alegría que nos produce ver las fotos y videos que nos enviáis.

Y esto se debe a que la educación y el cuidado a nuestros niños es algo vocacional, no se puede fingir, ni sustituir.

Como decimos siempre, nosotras no trabajamos con botones, trabajamos para lo más importante que hay, los niños y esto requiere un gran compromiso. Trabajamos con ilusión, ayudando y acompañando a vuestros hijos en cada uno de los pasos evolutivos que van dando, dentro de esta primera etapa de la enseñanza.

Somos un centro educativo, no se nos puede equiparar a lo que se denomina el “sector servicios” y tampoco “guardamos niños”, tenemos el mejor trabajo del mundo, no sé si os podéis hacer una idea de la satisfacción tan grande que produce el ver que, pasito a pasito van creciendo. Y somos testigos privilegiados, al poder presenciar esta evolución.

Nos implicamos en la vida de los niños, nos preocupamos si están malitos, conocemos a los abuelos, tíos, etc. Sabemos a quién le gusta tomar pescado o a quién le cuesta un poquito más tomarse las lentejas, y esto sucede porque durante los tres primeros años de vida de vuestros hijos, formamos parte de vuestra familia, y vosotros de la nuestra.

Para nuestros niños, somos su referencia, les damos besos, abrazos, compartimos juegos y los acompañamos en sus posibles enfados. En la escuela, aprenden a compartir, a preocuparse por el otro, se ayudan unos a otros, saben que hay que esperar el turno algunas veces, pero todos saben que son especiales y únicos para sus profes.

Por ello queremos agradecer a todas las familias de MENAGAR, el gran apoyo y cariño que nos están demostrando.

No podemos olvidar que cuando todo esto sea solo un feo recuerdo, muchos de vosotros volveréis a vuestros trabajos, la normalidad inundará las calles y a nuestros chiquitines su escuela, su segundo hogar, les recibirá con los brazos abiertos.

Gracias nuevamente a todos